Los dibujos de los niños se pueden vincular con la inteligencia futura

Según afirmaron investigadores del King's College London, los dibujos que realizan niños de 4 años podrían revelar cómo será su inteligencia a los 14. Lo importante es que al dibujar la figura humana, ésta tenga todas sus partes (cabeza, nariz, boca, brazos, etc.) presentes y en la cantidad correcta. El test del dibujo data de los años 20, fecha en que se había usado solo para evaluar la inteligencia de los niños a los 4 años.

 

"Lo interesante es que hemos descubierto que el grado de inteligencia que se manifiesta a esa edad está relacionado en cómo serán después", afirmó Rosalin Arden, autora del estudio. Eso sí, advirtió que el hallazgo no significa que los papás deben preocuparse si los pequeños dibujan mal -sin manos, piernas u orejas-, ya que la especialista explicó que la habilidad para dibujar no determina la inteligencia, sino que ella interfieren otros factores como genéticos y medioambientales que serán clave para el desarrollo de su intelecto.

 

¿"Gen del dibujo"?

 

La investigación estudió el componente hereditario en gemelos y mellizos concluyendo que los dibujos de los gemelos eran más parecidos, que los de los mellizos. Esto debido a que los gemelos comparten todos sus genes, mientras que los mellizos sólo la mitad, aunque cada par recibe la misma educación, ambiente familiar y cuenta con los mismos materiales. Sin embargo, aseguran que no es que exista necesariamente un "gen del dibujo" que produzca a verdaderos artistas en serie, sino que la habilidad de un niño para dibujar viene de otras fuentes como la capacidad de sostener el lápiz, la observación y su dedicación, entre otras."Estamos muy lejos de entender cómo los genes influyen en todo este tipo de comportamientos, pero sí está claro que existe una importante relación con los genes", señaló la autora.

 

"A través de los dibujos mostramos a los demás qué es lo que hay en nuestra mente. Esta capacidad para reproducir figuras es una habilidad única del ser humano y una señal de nuestra habilidad cognitiva, de una manera similar a la acción de escribir, que permite a la especie humana almacenar información y construir la civilización", describió la investigadora Rosalin Arden.

 

En tanto, para la psicóloga chilena Claudia Moya, especialista en niños concuerda que los dibujos son una representación, proyección del niño o adolescente respecto a su mundo interno, su constitución subjetiva."Sin embargo, la inteligencia no se relaciona sólo con lo cognitivo sino también con la capacidad de lograr adaptarse al contexto, por lo cual lo emocional y afectivo está estrechamente relacionado", afirma. Por esta razón, llama a los papás a revisar los dibujos en casa, simplemente como una forma de expresión o una representación del trabajo psíquico que transita.

 

Fuente: Emol