Nueve claves para aguantar hasta el amanecer!

1. Olvídate del café

 

Aunque durante su jornada laboral nocturna pueda resultar de ayuda para mantener la concentración, su efecto puede prolongarse e interferir con el descanso. Por eso es importante evitar el café durante dos horas antes de acostarse, según la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE UU (FDA).

 

2. No consumas alcohol.

 

En dosis bajas el alcohol tiene propiedades agonistas de GABA – como la mayoría de los medicamentos para el insomnio.

 

3. Mantente hidratado

 

Bebe agua con regularidad. Si tienes hambre, come algo ligero (fruta, yogur, cereales, un puñado de frutos secos) y evita ciertos alimentos como las papas fritas, embutidos grasos y los dulces. Hay alimentos como las proteínas que ayudan a mantener la alerta y otros como los hidratos de carbono y, sobre todo, las verduras y ensaladas que ayudan a dormir mejor. 

 

4. Es necesario dotar de mucha luz la zona de trabajo.

 

La ausencia de luz te predispone al descanso cerebral y por tanto te quedarás dormido.

 

5. Organízate

 

Desempeña las labores más monótonas al principio de la noche y deja las más activas para el final.

 

6. Es importante que cuando termines el trabajo nocturno duermas durante el día

 

Al menos necesitarás seis horas, siempre por la mañana, con ausencia de luz y tapones para los oídos.

 

7. Toma una siesta.

 

Alárgala una hora y media al día siguiente.

 

8. Melatonina

 

Si el trabajo nocturno se va a convertir en algo habitual, toma melatonina, por la mañana, antes de acostarse (consulta la dosis con tu médico).

 

9. Actividad física

 

Realizar pequeñas paradas durante la jornada también será útil, ya que controlará el estrés acumulado con el trabajo. Durante esas paradas, trata de hacer alguna actividad física, ya sea dando paseos cortos o con ejercicios de estiramiento.

 

Fuente: El País / Sleepdex