Nuevo plan de formación de ingenierías: Preparando profesionales integrados para un mundo globalizado

¿Qué podría aportar un ingeniero al mundo del emprendimiento? 10 universidades chilenas asociadas con la CORFO, aceptaron el desafío de responder a ésta pregunta.

Una cualidad que hoy en día toma más relevancia debido al giro que se ha dado hacia el mundo de la innovación, donde se requieren profesionales que puedan convertir el conocimiento que se desarrolla a nivel científico e investigativo, en aplicaciones para corporaciones o para crear nuevas tecnologías.

Es en este punto donde las escuelas de ingeniería de las distintas universidades del país tienen un desafío, ya que según informes del Consejo Nacional de Innovación, los actuales ingenieros en Chile requieren mayor especialización. A eso se suma a la pérdida de competitividad de la industria.

En este contexto nace el programa Ingeniería 2030, dependiente de Corfo, el cual tiene como objetivo apoyar a las entidades de estudio que imparten carreras de Ingeniería Civil, en la generación de planes estratégicos para transformar a las facultades en entidades de clase mundial.

Una de ellas y quien obtuvo el primer lugar del concurso fue la Pontificia Universidad Católica, en conjunto con la U. Técnica Federico Santa María. Desde la Universidad de Santiago, entidad que también se adjudicó recursos junto a la Universidad de Concepción y la Universidad Católica de Valparaíso-, el decano de la facultad de Ingeniería, Juan Carlos Espinoza, afirma que ya sostienen reuniones de sociabilización para ejecutar el programa y en enero próximo detallarán un plan de desarrollo estratégico con las actividades que cada una de las facultades van a llevar a cabo.

 

La Universidad Adolfo Ibáñez, a través del decano de la facultad de Ingeniería y Ciencias, Alejandro Jadresic, apunta que los recursos estarán destinados a dos áreas: Una a reformar los programas de formación de ingenieros para que sean de clase mundial. El otro foco estará en potenciar la investigación y transferencia tecnológica, vinculando esto con las empresas y otras universidades de Chile y el extranjero. “Acá lo que estamos haciendo es construir una capacidad de interfase entre las universidades y las empresas”, explica.

 

Fuente: LaTercera.com