Ocho hábitos de ocho celebridades para potenciar tu efectividad

Los métodos son diversos, hay miles, pero el trabajo constante con descansos precisos parecen ser la fórmula perfecta para ser productivo y no morir en el intento. Pero no se trata de ser un trabajólico empedernido sino que también de reservar tiempo para realizar actividades relacionadas con el placer y el disfrute. Es que no todo en la vida es trabajo, una siesta, un simple paseo y hasta practicar un deporte son los ingredientes imprescindibles para sacar lo mejor de uno a la hora de concretar nuestros sueños. 


Por lo menos eso es lo que hacían, por ejemplo, Beethoven, Ingmar Bergman y Franz Kafka para poder conectarse con todo su potencial creativo. Claro, los tiempos han cambiado. Pero está comprobado que trabajar con estrés y cansancio no sirven a la hora de ser eficiente y poder alcanzar las exigentes metas que uno se pone, cuando se está convencido de que se tiene talento, habilidades y la seguridad de que nuestro trabajo será un aporte.


Sin embargo, existe un prejuicio generalizado de pensar que una persona que se esfuerza o “sufre” es trabajadora. Y al contrario, cuando alguien no sufre de estrés, está tranquilo y feliz se dice que es flojo, que no le interesa el trabajo o no está comprometido.

 

Pero, el ser productivo requiere de un equilibrio mayor en nuestra vida, según indica Isabel Binelli de Business Coching Chile. “Necesitamos trabajar en que el área de la familia, trabajo, ocio, amistades, educación, espiritualidad y alimentación estén en armonía para que seamos más felices, más productivos, las ideas fluyan y podamos ser más creativos”, explica. 

Añade que también se necesita tener una actitud positiva para enfrentar el día a día y, comenta la experta, que es importante entender que ya no tenemos problemas sino desafíos. 

Ahora, de acuerdo a la experiencia, Isabel Binelli agrega otra variable que dice ser muy importante, el acompañamiento. ¿Te has preguntado cuantas veces hemos iniciado un proceso y en el camino lo abandonamos? ¿Cuántas veces nos hemos sentido solos?

“El ser metódicos, constantes, seguir el plan, compartir nuestras inquietudes, reconocer que necesitamos de otros, pedir ayuda, no nos garantiza 100% que llegaremos a final, pero si nos permite estar consciente que dimos o hicimos todo lo que podíamos para lograr nuestro objetivo”, aconseja. 

 


Escritores, actores, compositores y líderes de opinión en el mundo han seguido sus propias estrategias para alcanzar sus sueños y ser productivos en sus quehaceres. Si bien, los casos son históricos está comprobado que funcionan, simplemente por la fama y éxito que han obtenido. 

“Los tiempos son otros, pero la cantidad de tiempo es igual para todos, los días tienen 24 horas. La clave está en aprender a administrar el tiempo, identificar las actividades que realizamos, determinar si son importantes y/o urgentes, para luego focalizarnos en las tareas que nos conducen al logro de nuestros objetivos”, comenta Isabel Binelli. 

Para conocer qué hicieron y hacen los famosos, acá va una lista con los métodos que algunos destacados personajes históricos han usado y que pueden dar pistas para crear una versión personal para ser productivo, tanto en el trabajo como para alcanzar los sueños personales. 

1. Ludwig van Beethoven e Ingmar Bergman (compositor y cineasta): Despertarse antes de las 8.00 am, levantarse y trabajar hasta el mediodía, luego, tomar tiempo para un almuerzo largo, una caminata o una breve siesta. 

2. Benjamín Franklin (político e inventor): Su secreto fue escribir un resumen de su día por la noche. ¿Qué hice bien hoy? Pero también otros personaje como un oficial de inteligencia norteamericano Steve Rotkoff, hacia al revés, detallaba sus frustraciones. El objetivo de ambos fue priorizar objetivos y establecer una hoja de ruta clara para el siguiente día. 

3. Paul McCartney y The Beatles (músicos): Trabajaron sus limitaciones y lograron la “regla de 10.000 horas” para alcanzar el éxito. La prueba, según se detalla en el libro de Malcolm Gladwell, “Outliers” , trabajaron más de 300 veces al año y durante 4, en la misma sala de concierto de Alemania sin parar. Incluso, crearon para Paul McCartney una guitarra especial para poder convertirse en el mejor. 

4. Barack Obama (Presidente de USA): Se dice que su secreto ha sido eliminar las decisiones innecesarias, como qué comer y qué ropa vestir. Además, creó un formato para tomar decisiones claras, clasificándolas como “de acuerdo”, “en desacuerdo”, “vamos a discutir”. 

5. Franz Kafka, Charles Dickens, Charles Darwin y Richard Strauss (escritores, investigador y compositor): Tienen en común el dejar la mañana para trabajar intensamente y por la tarde se dedicaron a hacer algo de ejercicio.

6. Jerry Seinfeld (comediante): Creó su propio método de productividad que lleva su nombre. Para él, la clave está en la repetición para mejorar sin romper la cadena. 

7. Maya Angelou (escritora, activista DD.HH y cineasta norteamericana): Separó sus entornos de trabajo y el hogar. Que el dedicado al trabajo no tenga mayores restricciones. Ganó un Premio Pulitzer, un premio Tony, tres Grammy y muchos otras distinciones. 

8. Albert Einstein (físico- matemático): de niño reprobó un sinnúmero de asignaturas por su dislexia. De grande usó los juegos de la imaginación, las meditaciones, pasear y retar el intelecto, ese que dice que todo se sabe, para dar con sus descubrimientos.

 

Fuente: Emol