Trucos para recordar el nombre de la persona a quien nos acaban de presentar

- Usa la memoria Visual: Del rostro de una persona se recuerda lo más extremo, por ejemplo, una nariz prominente. Un detalle exagerado de la cara puede ayudarnos a recordar el nombre.

 

- Nemotecnia:  Asociemos el nombre de una persona a ejercicios nemotécnicos, como recordar sus iniciales. Será más sencillo después. También ayuda relacionar el hecho de la presentación con varios sentidos, como la vista o el oído.

 

- Preste atención a la persona cuando se dirija a usted: Intente concentrarse en ella y no pensar en cuando le toca hablar a usted, en si estará bien peinado o si el traje que lleva es el adecuado.

 

- Intente asociar el nombre a algo importante o conocido para usted: Por ejemplo, si nos presentan a María del Mar, pensaremos en aquellas fantásticas vacaciones en la playa dándonos un baño en el mar, o recordaremos si tenemos otra amiga o familiar con ese nombre.

 

- Utilice la repetición: Repita el nombre de la persona cuando se la están presentando. "Encantado de conocerte, Verónica", podría pronunciar. Haga esto lentamente y no de forma rápida, para que quede claro. Emplee el nombre de la persona al principio y al final de las conversaciones. Por ejemplo: "Me preguntaba si le gustó la cena, Verónica". El uso del nombre por lo menos tres veces continuadas le ayudará a recordarlo después.

 

- Entrene previamente su memoria de trabajo: Ésa la capacidad que nos permite atender, retener y manipular distinta información durante el tiempo necesario para responder a una situación. Una forma entretenida de hacerlo es mediante el entrenamiento en gimnasios cerebrales online.

 

Fuente: El País.